Leishmaniosis canina

HomeLeishmaniosis canina

Todos los que tenemos animales de compañía, y sobre todo perros, hemos oído hablar de la Leishmaniosis canina, comúnmente llamada “la enfermedad del mosquito”, ya que es una enfermedad de aparición muy frecuente en nuestra zona geográfica. Por eso me parece importante hablaros sobre ella. Siempre dejando claro que este artículo es informativo.

¿Cómo adquiere la enfermedad mi perro?

La enfermedad se propaga entre los perros a través de las picaduras de mosquitos, en especial el Phlebotomus, que habita en la cuenca mediterránea. El contagio se realiza cuando la hembra del mosquito pica a un perro infectado de Leishmania, lo mantiene en su aparato digestivo, y el parásito sufre allí una serie de transformaciones, que demoran de 4 a 20 días, para así ese mosquito cuando pique a otro perro, contagiarlo.

¿Es posible el contagio por contacto directo con heridas, saliva, durante peleas, juegos, etc.?

La respuesta es NO. Como explicamos antes, es necesario que intervenga el mosquito, ya que es allí donde el parásito sufre las transformaciones necesarias hacia su forma infectante. Otras formas de contagio son estadísticamente difíciles.

¿Qué perros tienen más riesgo de contagio?

Los perros con más riesgo de contraer la enfermedad son aquellos que viven todo el tiempo en el jardín, y sobre todo aquellos que duermen fuera toda la noche, ya que el hábito del mosquito es picar al anochecer y al amanecer.

¿Existe el riesgo de contagio a las personas al convivir con un perro enfermo de Leishmaniosis?

No, el riesgo de contagio existe por el hecho de vivir en una zona endémica de Leishmaniosis, o sea una zona donde la enfermedad es de aparición frecuente todos los años. Por lo que recalco que no hay mayor riesgo al vivir con un perro enfermo, incluso estando en contacto con su sangre a través de una herida o de pincharnos con una aguja con su sangre, porque recordemos que se necesita que el parásito que esta en esa sangre, “viva” de 4 a 20 días en el mosquito para así adquirir capacidad infectante.

¿Qué síntomas presentan los perros?

Los signos clínicos que presenta un perro afectado por Leshmaniosis son:

– Anorexia, adelgazamiento, depresión.
– Zonas sin pelo y con intensa caspa, sobre todo en la cara y extremidades anteriores,  ulceras recurrentes en la piel.
– Hemorragias nasales.
– Fiebre que no responde al tratamiento habitual.
– Aumento del tamaño de los ganglios externos.
– Cojeras intermitentes que no responden a tratamientos habituales.
– Diarreas crónicas.
– Lesiones inflamatorios oculares.

Mi perro está aparentemente sano, ¿Puede tener Leishmaniosis?

Sí, ya que el periodo de incubación de la enfermedad, desde la picadura del mosquito hasta la aparición de los primeros síntomas puede ser de varios meses, por lo que un perro clínicamente sano puede estar incubando la enfermedad.
Estos perros sin síntomas pueden ser detectados por técnicas de diagnóstico precoz, siendo los perros detectados en esta fase los que presentan mejores perspectivas, ya que se los comienza a tratar cuando aun el parásito no ha lesionado ningún tejido en forma severa aún.

Recomendamos el control mediante test sanguíneo una vez al año ya que es así como se detecta con seguridad la enfermedad, siendo lo ideal realizarlo a ser posible de manera semestral.

¿Se puede curar la Leishmaniosis?

. Pero es conveniente recalcar que la efectividad del tratamiento siempre va a estar condicionado a la fase en la que se tome a la enfermedad, el estado del perro antes y durante el proceso, a las lesiones producidas, al grado de infestación, etc.
Pero es importante saber que los perros no siempre se llegan a curar totalmente de la enfermedad. Los perros enfermos deben ser controlados periódicamente con análisis sanguíneos y tratados de nuevo si hay indicios de recaídas. El objetivo del tratamiento es que los perros no presenten ningún síntoma y permanezcan clínicamente sanos.
Aquellos perros que al momento del diagnóstico presentan una insuficiencia renal son los que tienen un pronóstico menos favorable y van a requerir mayores cuidados y esfuerzos para salir adelante.

¿Podemos hacer algo para prevenir la enfermedad?

Por el momento no se dispone de ninguna vacuna efectiva contra la Leihmaniosis.
Los mejores esfuerzos preventivos son evitar el contagio de la enfermedad y su desarrollo. Para esto recomendamos las siguientes medidas:

  • No dejar a los perros dormir fuera.
  • Tratarlos en forma mensual con ectoparásiticidas, vía parenteral o del tipo spot on, como Frontline, Exspot, Scalibur, etc.
  • Realizar un chequeo sanguíneo semestral, para en caso de haberse producido el contagio, actuar de manera temprana.


2013-03-26T01:11:46+00:00 marzo 1st, 2012|Salud y Cuidados del Perro|Comentarios desactivados en Leishmaniosis canina

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies