¿Como es este método de adiestramiento?
El adiestramiento o educación en positivo es enseñar a los perros de una forma amigable, sin utilizar métodos que incluyan dolor o miedo al animal.
El objetivo es enseñar al perro a través de un aprendizaje basado en una relación de confianza entre ambos buscando su bienestar físico y emocional.
Con el adiestramiento en positivo tenemos como objetivo buscar el bienestar del perro, cubrir sus necesidades básicas, no sólo ofrecerle una buena alimentación, un lugar para dormir y sacarlo de paseo, sino que también es imprescindible prestar atención a la parte social, cognitiva y emocional del animal. En definitiva, facilitar que nuestro perro sea equilibrado.

¿Cómo se hace?
Debe haber una comunicación teniendo en cuenta que es un perro y ellos utilizan otro lenguaje y esto es importante tenerlo en cuenta. Respetando las señales de calma, teniendo en cuenta su tiempo de aprendizaje, su edad, sus capacidades… ¡Cada perro tiene sus circunstancias! 
Para ello, se usan refuerzos positivos como por ejemplo caricias, juegos, reconocimiento verbal, premios o simplemente con nuestra atención para reforzar comportamientos deseados que queremos que repitan y, a la vez, cuando surge una conducta no deseada, se le ignora o le hacemos ver que eso no es lo que queremos, repitiendo y reforzando lo que hace bien, y corrigiendo lo que hace mal.

Si el adiestramiento se hace de forma positiva (sin el uso de castigos), es una forma que el perro aprenda jugando, que se divierta, y por lo tanto, que el tándem perro-humano pasen momentos de calidad que favorecerá a crear un buen vínculo.

En los últimos años, el término “en positivo” se ha ido malinterpretando y muchos consideran que este método de trabajo consiste en atiborrar constantemente al perro con premios, permitiéndole hacer lo que quiera porque no se usa el castigo, pero nada más lejos de la realidad, ya que se premia (no solo con chuches) y se corrige sin métodos aversivos.