Ésta pregunta me la hacen mucho. La cantidad exacta de tiempo de ejercicio que un perro necesita variará según su edad, raza y tamaño.
Lo normal es mínimo tres veces al día cuando el perro es joven o adulto.
Si es un cachorro, la cantidad de veces aumenta ya que probablemente le estemos enseñando a hacer sus necesidades fuera de casa.

La duración de los paseos dependerá igualmente de su raza, tamaño y edad, pero es más importante darle un paseo de calidad y más corto, que uno de una hora y al perro no le sirva.

Hay perros que no se sienten cómodos cuando pasean con correa. Normalmente estos perros no han tenido una buena socialización cuando eran cachorros o han sufrido alguna situación traumática, o no se le dio la importancia que tenía a su adiestramiento y educación para que pasearan bien y tranquilos.

Otros han aprendido que mientras van atados se les priva de hacer cosas que a ellos les divierte, con lo cual, relacionan la correa con “algo que no gusta”, en esos casos se trata de positivar la conducta y hacer un buen paseo de calidad.

Aunque algunos perros le encanta jugar con otros perros, a otros en cambio no les gusta, y a la hora de pasear debemos tenerlo en cuenta y es perfectamente normal. ¿Qué debemos hacer? Pues lograr que al menos no sea un problema para él. No tiene que ser amigo de todos los perros, con que los tolere y ponga sus límites será suficiente.

Otros, conforme se van haciendo mayores, desarrollan manías, dolores  y tienen una manera diferente de jugar, que a veces pues no coincide con el perrete que se encuentran.

Los comentarios de otras personas es otra barrera. Algunas razas provocan comentarios negativos (la mayoría por desconocimiento) y dificultan y privan que esos perros puedan interactuar con otros de manera normal.

El comportamiento no deseado del perro a veces también es un problema. Por lo tanto, es importante educar a tu perro, y si no trabajar una modificación de conducta para que responda bien con y sin la correa, tanto en casa como fuera, y recordar que el secreto para tener un perro feliz, sano y socializado comienza con un ejercicio mental y físico diario.

El mal tiempo también puede actuar como un elemento de disuasión, ¡Pero no dejes que eso te detenga!
Una curiosidad… Los dueños de perros en el Reino Unido afrontan más días fríos y lluviosos, pero están más comprometidos con el ejercicio de sus perros que los australianos.