Miedo en el perro a los ruidos

By : Categories : Adiestramiento Canino Comment: Comentarios desactivados en Miedo en el perro a los ruidos

Tengamos algo presente, hablar de miedo NO es lo mismo que hablar de fobias.

El miedo es una respuesta de adaptación que permite a los animales evitar aquellas situaciones que ellos perciben como peligrosas o perjudiciales. Es normal que los animales muestren
respuestas de miedo frente a estímulos nuevos. Las fobias son respuestas de miedo exageradas, que exceden el estímulo que las desencadena, e interfieren en la actividad normal de los individuos. Muchas veces, la respuesta fóbica en estos animales también se generaliza con otros estímulos similares.

Generalizando, las fobias pueden clasificarse en dos tipos: el miedo a objetos animadosmiedo social (otros perros o personas), y el miedo a objetos inanimados (entre los que se incluye el miedo a los ruidos). Aunque no hay estudios estadísticos que lo respalden, parece que las fobias a los ruidos (tormentas, petardos…) son de las más frecuentes en perros.

¿Por qué mi perro tiene miedo?

El miedo puede tener varios orígenes; en muchas ocasiones es el resultado de una combinación de algunos o todos ellos:

– Una socialización deficiente o  aislamiento durante las primeras etapas del  desarrollo.

– Las experiencias traumáticas o aversivas.

– El aprendizaje (el refuerzo inadvertido de las conductas miedosas).

– La influencia genética.

Miedo a los petardos ¿Qué podemos hacer?

En muchas ocasiones, los problemas de fobias se presentan asociados a otros de ansiedad, como puede ser la ansiedad por separación. Aunque para nosotros como propietarios, el problema principal sea el miedo a los petardos, puede que nuestro perro presente ansiedad en otras situaciones menos evidentes.

Un especialista en comportamiento es el que debería diagnosticar cuál es el problema realmente, y a partir de ahí, proponer un plan de tratamiento adecuado para cada caso.

Los tratamientos para los problemas de fobias suelen incluir la habituación, la desensibilización y/o el contra condicionamiento. Es importante identificar todos los estímulos que provocan una respuesta de miedo en cada perro, porque se debe evitar su aparición durante las sesiones de modificación de conducta.

El tratamiento farmacológico como el tratamiento natural (Flores de Bach), como en todos los problemas de conducta, sólo es útil para facilitar la modificación de conducta: la medicación por sí sola NO resuelve las patologías de conducta.

Consejos para actuar ante esta conducta 

1.- Debemos permitir que nuestro perro se esconda: algunos animales cuando están asustados, intentan buscar refugio en alguna zona de la casa (en el baño, debajo de la cama…), dónde puede que se sientan más seguros. Por esta razón debemos no forzarles a salir del sitio que han escogido, ni por supuesto, forzarles a entrar en una zona dónde tengan más miedo. La zona escogida debe ser segura para él, por si muestra una reacción de pánico generalizado.

2.- No reforzar todavía más su miedo: no intentar calmarle si muestra miedo, pero acariciarle si no lo muestra. Puede que nos parezca que acariciar a nuestro perro en estas situaciones le ayude a tranquilizarse, pero a la larga, lo que conseguimos es que esta conducta se agrave, reforzando los signos de ansiedad con caricias y abrazos. Además, podemos estar incrementando su ansiedad cuando le decimos que todo está “bien”, cuando desde su punto de vista, no lo está. En cambio, acariciarle cuando deja de tener miedo y se muestra calmado potencia las conductas tranquilas.

 

Estos consejos básicos nos pueden ser útiles para no agravar los problemas de fobias, pero a la larga, la solución pasa por las manos de un profesional veterinario que nos indique un tratamiento adecuado.

Próximamente hablaremos de las Flores de Bach en los perros, es una alternativa eficaz y merece un artículo aparte.

 

Comments are closed.